Blog

Como bañar un gato

El truco es encontrar aquello por lo cual nuestro gato haría la acción que le queremos enseñar. Para esto usaremos el refuerzo positivo que ya comentamos en otro artículo.
Vamos a poner el ejemplo de como bañar un gato en la bañera de casa. Para ello debemos seguir los siguientes pasos.

  1. Acostumbrar el gato al entorno del baño.
    Si el gato no está acostumbrado a estar en nuestro aseo, entrará siempre con reservas y quizás con miedo. Si queremos bañarlo, debe estar receptivo a dicha acción, si ya tiene miedo del entorno lo tenemos muy difícil.  El objetivo es que el gato entre en el baño por alguna cosa que le gusta. Ponerle la comida en el baño sería una buena opción. Si hacemos esto debemos esperar el tiempo que haga falta hasta que vemos que entra libremente y con interés.
  2. Conseguir que el gato entre en la bañera.
    Una vez acostumbrado a entrar en el baño para comer le podemos premiar con una lata en la bañera. A los gatos les gusta saltar y entrar en espacios diferentes, si son premiados con una suculenta lata como mínimo una vez a la semana, entrará en la bañera sin reparo. No pasar al punto tres hasta estar seguros que entra en la bañera libremente.
  3. Primero poca agua.
    Poner un poco de agua en la bañera cuando se disponga a entrar a comer su lata. Sin forzar ni obligar a mojarse al gato. Debe entrar para comer la lata y acabar acostumbrándose al agua. Otra vez…tiempo, tiempo y tiempo, hasta que lo haga sin miedo.
  4. Ligera interacción del gato con el agua.
    Cuando el gato ya está comiendo la lata en la bañera con un poco de agua lo acicalamos con un cepillo húmedo. Podemos empezar por la cabeza pero sólo hacerlo hasta que le moleste. Cuando se queje dejamos de hacerlo. Cada día debemos probar un poco más.

Los pasos siguientes dependen del nivel de baño que queremos llevar a cabo, pero el truco siempre es el mismo: despacio y no pasar al siguiente paso hasta consolidar el que llevamos a cabo.